Más del 60% de América Latina se declara fiel a la Iglesia católica

(Forum Libertas – julio 2017).- Pese a que el número de católicos ha caído en los últimos años, América Latina sigue siendo profundamente creyente, con más de un 60% de la población declarándose fieles de la Iglesia católica, si bien no todos en la misma medida.

Aunque el número de católicos bajó en el continente de un 80% a un 67%, según un informe de Latinobarómetro que se presentó en 2016, la realidad es que al día de hoy más de la mitad de la población del continente sigue siendo seguidora de la Iglesia de Roma que encabeza el Papa Francisco.

Esto es especialmente notable en Paraguay, que cuenta con un 88% de fieles, o en Ecuador, con un 81%. Ambos son los países con mayor número de creyentes católicos, seguidos de cerca por México y Venezuela, con un 79%, si bien otros estudios (como el del centro de investigación Pew, en EE.UU) sitúan también en ese rango a Colombia. El caso de México merece una mención aparte, pues allí el número de católicos no solo no ha descendido en los últimos años, sino que ha aumentado ligeramente.

Si bien un 13% es una cifra a tener en cuenta, la opinión mayoritaria de los expertos es de preocupación menor en América, que sigue siendo hoy por hoy uno de los feudos más notables de la religión católica.

Lo más curioso del caso tal vez sea el que la gran mayoría de quienes abandonan la Iglesia católica no lo hacen para convertirse en ateos o agnósticos (algo que únicamente parece ocurrir en dos países -Uruguay y Chile- sino que se convierten a otras religiones, en la mayor parte de los casos a la Iglesia evangélica.

De hecho, los protestantes han subido en la misma medida que el número de católicos se reducía, siendo estos, además, más practicantes y con una mayor confianza en su institución. En Brasil, por ejemplo, son ya la religión mayoritaria.

Curiosamente, la religión que no termina de calar entre los latinoamericanos es la que con mayor rapidez crece en el mundo: el Islam. Mientras que para el año 2050 se calcula que el número de musulmanes habrá aumentado un 73% en el mundo, convirtiéndose en la religión más numerosa, en América Latina sólo habrá conquistado al 13% de la población.

Es muy destacable en estas cifras la figura del Papa Francisco, Jorge Mario Bergoglio, pues muchos son los expertos que consideran que la labor del Santo Padre argentino ha frenado mucho la pérdida de fieles (tema que le preocupa, como nos reconocía él mismo) en todo el mundo. Y es que sus ideas a favor de flexibilizar la postura de la iglesia en cuestiones como el matrimonio, la homosexualidad, el sacerdocio en las mujeres, el divorcio o la anticoncepción, están en sintonía con ese público objetivo, contrario en buena medida a la rigidez dogmática establecida tradicionalmente desde el Vaticano.