Reformas: en América Latina ganan terreno los cambios sociales

Haciendo una excepción sobre el modo de presentar las noticias, DATUM incluye este artículo de La Nación sobre el “Progresismo”.

(La Nación – julio 2017).- La venta legal de marihuana a través de un sistema estatal en Uruguay y el avance de la despenalización del aborto en Chile se sumaron a la agenda de ampliación de derechos en la región.

RÍO DE JANEIRO.- ¿Cuán progresista o conservadora es América Latina hoy? El debate está abierto en todos los países.

Sin embargo, las reformas sociales en la región tomaron nuevo impulso esta semana con dos medidas: el inicio de la distribución y venta de marihuana por parte del Estado en Uruguay, pionero en el progresismo latinoamericano, y con el avance del proyecto de ley para despenalizar el aborto terapéutico y por violación en el Congreso de Chile, uno de los países más conservadores del continente.

Políticas sobre consumo de drogas, salud reproductiva, igualdad de género, matrimonio gay y eutanasia son algunos de los temas de la agenda de derechos. Ese espectro de temas se amplió en las últimas dos décadas, como efecto de la globalización y de la mano -aunque no en todos los casos- de gobiernos de izquierda que decían reducir las desigualdades y aumentar la inclusión social.

Así, desde 1991 se instauraron cuotas de género en los Congresos de la mayoría de los países. Brasil estableció en 2000 cuotas raciales en las universidades para negros e indígenas, y Perú creó en 2006 su cuota nativa en partidos políticos.

En 2008, Uruguay fue el primer país latinoamericano en autorizar la unión civil homosexual, y en 2010, la Argentina aprobó el matrimonio entre personas del mismo sexo. En 2015, Colombia practicó la primera eutanasia legal en América latina. Y el año pasado, en Venezuela, Tamara Adrián fue elegida como la primera diputada transexual en la región.

“Con la gradual pérdida de poder de las élites tradicionales, principalmente la Iglesia católica y los militares, los cambios sociales se fueron acelerando y las legislaciones adecuándose a la realidad que vivimos, no la que nos imaginamos”, explicó a LA NACION Fernando García Nadaff, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Diego Portales, de Chile.

Nadaff recordó que la corriente progresista tiene una larga historia en América latina, desde la independencia de las monarquías europeas y su conversión al sistema republicano a principios del siglo XIX.

Haití -el segundo país americano en declarar su independencia, después de los Estados Unidos- fue el primer país occidental en abolir la esclavitud (1804), y Venezuela fue el primero en terminar con la pena de muerte (1863). El progresismo continuó en el siglo XX: Uruguay sancionó la ley de divorcio en 1907 y seis años después lo permitió por la sola voluntad de la mujer. En 1915 redujo la jornada laboral a ocho horas, y en 1927 fue el primero de la región en establecer el voto femenino. Cuba, por su parte, liberalizó el aborto en 1965. Y en 1974, la Argentina fue el primer país del mundo en tener una presidenta mujer: Isabel Perón.

El experimento con el control estatal de la marihuana en Uruguay pretende ahora también ser un punto de inflexión a nivel mundial para enfrentar el problema del narcotráfico. “Es una estrategia innovadora después de casi medio siglo en que se combatió el tráfico de drogas a través de la guerra. Lo que se quiere es quitarle el mercado a los narcotraficantes para terminar con la violencia que trae la criminalidad y canalizar los recursos hacia el sistema de salud pública”, señaló a LA NACION el sociólogo uruguayo Felipe Arocena, de la Universidad de la República.

A pesar de las iniciativas progresistas en toda la región, subsisten grandes bolsones de conservadurismo. El principal es la inequidad social, que hace de América latina la región más desigual del mundo: el 10% más rico de los latinoamericanos detenta el 71% de la riqueza, según la Comisión Económica para América latina y el Caribe (Cepal). Más de 130 millones de personas viven en situación de pobreza.

“Los avances que hay se ralentizan o impiden por la inequidad social y por la falta de seguridad y justicia pública de calidad, producto de ineficiencias de los Estados o prácticas corruptas”, dijo la colombiana Claudia López, senadora abiertamente lesbiana y precandidata presidencial por la Alianza Verde para las elecciones de 2018.

Las mujeres son las que más sufren estas condiciones, precisó López, ya que reciben en promedio un tercio menos que el salario de los hombres. De todos modos, en América latina cada vez más mujeres se gradúan de las universidades, participan de la fuerza laboral y ocupan bancas en el Congreso.

El machismo arraigado en muchos países lleva a que muchas mujeres no puedan hacer valer sus derechos, sobre todo los sexuales y de reproducción. “Todavía existe mucha intromisión de las iglesias -la católica y las evangélicas- en las políticas públicas y, como vemos por las alarmantes tasas de feminicidios, la violencia contra la mujer está aún muy admitida”, dijo Liz Meléndez, directora ejecutiva del Centro para la Mujer Peruana Flora Tristán.

Con ella coincidió la argentina Giselle Carino, directora regional de la Federación Internacional de Planificación de la Familia, que agrupa a unas 200 asociaciones en América latina. “Aunque la salud sexual y reproductiva ha tenido grandes logros en la región, para que haya una verdadera igualdad de género se necesita acceso libre a la educación sexual, a anticonceptivos y a abortos legales y seguros”, subrayó.

Géneros

En el ámbito de los derechos de los homosexuales también hay contrastes muy fuertes que no permiten un avance sostenido. Aun cuando la gran mayoría de los países latinoamericanos legalizó las uniones civiles o el matrimonio entre personas del mismo sexo -incluso la adopción de hijos-, la violencia contra lesbianas, gays, bisexuales y travestis (LGBT) es una realidad en toda la región. Brasil, por ejemplo, donde el matrimonio igualitario está reconocido desde 2013, es el país con mayor cantidad de asesinatos de personas LGBT: en 2016 batió el récord, con 343.

“Las conquistas alcanzadas por la comunidad LGBT nos han dado más visibilidad y eso hace que las personas intolerantes se hayan vuelto más radicales en sus ataques. Lo más preocupante es la incompetencia de los gobiernos para diseñar políticas públicas que disminuyan los crímenes homofóbicos”, indicó el antropólogo Luiz Mott, decano del movimiento homosexual en Brasil y fundador del Grupo Gay de Bahía.

Otra área donde el progresismo latinoamericano presenta retrasos es la ecológica. A pesar de la toma de conciencia mundial sobre la urgencia del problema del calentamiento global y la necesidad de proteger los recursos naturales, el asunto no parece ser una prioridad.

Debido al boom de los agronegocios (cultivos y ganadería), la región duplicó su producción de dióxido de carbono en los últimos 50 años. Ningún país latinoamericano recicla más de un 15% de su basura, mientras que en los Estados Unidos la cifra alcanza el 35% y en la Unión Europea varía entre el 20 y el 65%.

“En materia de protección ambiental, de la aplicación de las leyes ambientales, estamos en la retaguardia”, advirtió Gustavo Ampugnani, director de Greenpeace México, al destacar el aumento de los proyectos de extracción (mineros, petroleros y gasíferos) en toda la región.

“En estos últimos 20 años, en México, no se ve un avance sino una mayor degradación de los recursos naturales y del despojo de las comunidades rurales, campesinas o indígenas, de sus territorios”, añadió para remarcar que sin justicia ambiental no hay equidad social posible.

LA AGENDA DE AVANCES EN LA REGIÓN

La legislación sobre matrimonio homosexual, droga y aborto, con reformas

URUGUAY

  • Se convirtió en el primer país del mundo en legalizar la venta y cultivo de marihuana con un sistema estatal. Desde el miércoles pasado los consumidores registrados pueden comprarla en farmacias
  • En 2009 se aprobó la adopción por parte de parejas gay y en 2013, el matrimonio igualitario
  • Desde 2012, el aborto está despenalizado hasta el tercer mes de embarazo

ARGENTINA

  • En 2010, se convirtió en el primer país latinoamericano en legalizar el matrimonio igualitario; también está permitida la adopción de chicos por parte de parejas homosexuales
  • No se penaliza el consumo y la Corte Suprema declaró inconstitucional penar la tenencia de drogas para consumo personal; el cultivo está penado sin importar la cantidad
  • El aborto no es punible cuando está en peligro la vida de la madre o también en caso de violación

MÉXICO

  • El matrimonio homosexual está permitido en varios estados; en 2015, la Corte aprobó la adopción por parejas homosexuales
  • Está despenalizado el consumo de marihuana para fines medicinales
  • El aborto es legal en caso de violación, pero hay restricciones en cada estado para otros casos

BOLIVIA

  • El aborto está permitido sólo en casos de incesto, violación o cuando se encuentre en riesgo la vida de la madre

BRASIL

  • En 2013 se legalizó el matrimonio homosexual
  • Este año se incluyó la marihuana en la lista de plantas medicinales
  • El aborto está permitido sólo en casos de violación o cuando está en riesgo la vida de la madre

CHILE

  • En 2015 se aprobó la unión civil entre personas del mismo sexo, pero no es igual al matrimonio
  • El consumo de drogas en el ámbito privado no es considerado delito

COLOMBIA

  • En 2015 se aprobó la adopción por parte de parejas homosexuales; al año siguiente, se autorizó el matrimonio igualitario
  • Es legal el consumo de drogas con dosis mínimas y el cultivo de hasta 20 plantas de marihuana
  • Es legal el aborto para salvar la vida de la madre, o en casos de incesto, violación o malformación severa del feto
  • En 2015 Colombia se convirtió en el primer país de la región en legalizar la eutanasia para enfermos en fase terminal

ECUADOR

  • Están reconocidas las uniones de personas del mismo sexo
  • Está despenalizado el consumo de marihuana
  • Es legal el aborto en caso de riesgo físico o mental para la madre

PARAGUAY

  • Está permitido el aborto cuando se encuentre en riesgo la vida de la madre

PERÚ

  • Está despenalizado el consumo de marihuana
  • El aborto es legal en caso de amenaza a la vida o la salud de la mujer

VENEZUELA

  • Está despenalizado el consumo de marihuana
  • Está permitido el aborto cuando está en riesgo la vida de la madre

CUBA

  • El aborto está permitido sin restricciones, incluso luego del primer trimestre (para estos casos se requiere la aprobación de un comité médico-psicológico)

PANAMÁ

  • El aborto no es punible en caso de amenaza a la vida de la mujer o violación